• Español
  • Català
  • English
  • Italiano
  • Français

El TOC y la Familia: consejos prácticos

Introducción 

Este mes de abril lo dedicamos al TOC y la familia. ¿Cómo afecta el trastorno obsesivo compulsivo a las familias de las personas que lo padecen?                                                   ¿Qué puedes hacer para que tu TOC afecte menos a tu familia? ¿Cómo el ambiente familiar puede afectar a tu TOC? ¿Qué hacer si un familiar tiene TOC? ¿Cómo puedes ayudarle en su día a día? ¿Cómo puedes mostrarle lo útil que la terapia puede llegar a ser? Este mes queremos darte respuesta a todas estas preguntas sobre TOC y familia.

¿Cómo ayudar a un ser querido que tiene TOC?  10 consejos prácticos

 

  1. Escuchar en lugar de dar consejo: un consejo rápido o una frase hecha puede hacer que tu familiar se sienta incomprendido. Mejor intenta preguntarle cómo se siente o qué necesita y escucha. Lo que sí puedes aconsejarle es que busque ayuda profesional. 
  2. Rechazar ser parte de los rituales: Si le «ayudas» con esto, puedes mantener el problema, ya que los rituales son una forma de expresar un alto nivel de ansiedad. En su lugar, puedes preguntarle qué le sucede que le pueda causar esa ansiedad. Es bueno intentar mostrarse como una figura de alivio y serenidad.

 

  1. No centrarse en los errores: centrarse en ellos y no ver la parte positiva puede dar la sensación de que hay demasiado por hacer y puede dañar su autoestima. Muéstrale que está permitido cometer errores y que se pueden superar. 
  2. Ser paciente: los cambios radicales que se necesitan para combatir el TOC no se realizan en un día. Cada pequeño paso es un avance y puede ser una preparación para cambios más importantes en el futuro. Felicítale por estos pequeños avances. 
  3. Ayudar a la otra persona a ser ella misma: intenta tener la mente abierta cuando tu familiar se interese por algo que a ti no te gusta. Vivir una vida en la que no puedes hacer lo que te apasiona puede crear mucho estrés, así que hay que intentar crear espacios de aceptación. 
  4. Ofrecer apoyo y confianza: las personas con TOC pueden sentirse solas o diferentes. Ofrécele espacio y tiempo para que hable de lo que quiera, haz que se sienta seguro y aceptado y que sepa que le deseas lo mejor. 
  5. Empatizar: sus pensamientos o actos no son por propia voluntad, sino que detrás se esconden muchos temores que superan a la persona. A muchas personas les cuesta saber cómo salir y se pueden sentir frustradas, por eso tu empatía puede ser una fuente de optimismo, fortaleza y esperanza.
  6. Mirar a la persona y no al TOC: la persona puede sentirse etiquetada por el estigma social. Intenta hablar de otras cosas, más allá de su enfermedad (sus gustos, preocupaciones, sufrimientos, aficiones…). Esto refuerza el sentimiento de aceptación y permite distraerse un rato de las obsesiones, lo que es muy saludable.
  7. No juzgar los síntomas del trastorno: las obsesiones y compulsiones son una manifestación de la ansiedad. Aunque no las entiendas, prueba a tener una actitud de escucha y tolerancia para ayudarle a que vaya abriéndose.  
  8. Apoya el tratamiento psicológico: sin ayuda especializada se puede sufrir mucho e incluso empeorar. Hay que pensar en el bien de la persona y apoyarle a que reciba tratamiento. Para muchas personas, esta decisión no es fácil y necesitan el apoyo de sus amigos y familiares. 

Recuerda que si necesitas terapia para ti mismo, también estamos disponibles. 

¿Qué hacer si mi familiar con TOC no quiere hacer terapia?

 

En ocasiones, hay personas con TOC que llevan mucho tiempo sufriendo obsesiones y compulsiones. A lo largo de los años, han probado diferentes terapias y, aunque han encontrado breves períodos de relativa mejoría, siguen viviendo hostigados por el TOC. 

Por esa razón, pierden la esperanza y desconfían de la terapia.

Esto causa mucho sufrimiento también a sus familias, que no saben qué hacer para convencerles de asistir a una terapia que, por otro lado, necesitan. 

 

¿Qué puedes hacer si es tu caso? 

Ante todo, es importante recordar que la decisión de ir a terapia es, en última instancia, de la persona que padece un TOC. Sólo esa persona sabe cómo se siente y cuándo está preparado/a para dar el paso. 

Además, si es mayor de 18 años, la decisión de ir a terapia es suya y nadie le puede obligar. 

Sin embargo, sí que puedes aconsejarle y mostrarle contenidos que le ayuden a reflexionar y, quizás, recuperar las energías para volver a intentarlo. 

 

Algunos argumentos que puedes mostrarle: 

  • Para que una terapia tenga buenos resultados es importante acudir a psicólogos especialistas en TOC. Un especialista que trata a diario con pacientes en TOC tendrá muchos más recursos y sabrá mejor cómo afrontarlo que un psicólogo generalista.
  • El paciente piensa “lo mío es muy raro y nadie me entiende”, pero nosotros los psicólogos especialistas en TOC pensamos “te entiendo, porque he tratado a decenas de personas con un caso como el tuyo.”
  • El psicólogo especialista sabe cómo proceder, porque ya ha tenido éxito tratando casos como el tuyo. Si todos estos pacientes con TOC han conseguido una vida mejor, ¿por qué tú no? Lo importante es ponerte en buenas manos. 
  • Y no basta con una terapia superficial que trate sólo los síntomas (las obsesiones y las compulsiones). Lo que pienses todo el día no importa: hay que tratar la ansiedad interna y los bloqueos mentales que te producen esas obsesiones. Sólo así, tratando la raíz del problema, se puede conseguir que las obsesiones se reduzcan y no reaparezcan. 

 

5 consejos prácticos si tu familiar con TOC no quiere hacer terapia

 

Te daremos 5 consejos prácticos para ayudar a tu familiar (o a tu pareja) si ha perdido la esperanza y no quiere hacer terapia. 

 

  1. Busca siempre empezar por darle información, no por forzarle a venir a terapia. 

 

Así se comenzará a interesar por la terapia poco a poco. Es muy importante tener motivación para implicarse y, así, conseguir buenos resultados. 

 

Dar información requiere menos implicación y puede cambiar su perspectiva. Así, puede que poco a poco cambie de idea por sí mismo/a y, cuando lo decida, vendrá a terapia con energía y ganas de mejorar. En nuestro proceso terapéutico es muy importante que la persona esté motivada para conseguir un cambio de vida. 

Sin embargo, si le fuerzas, no vendrá o lo hará de mala gana y no se implicará. Y sin implicación, no hay buenos resultados. 

 

  1. Comienza mostrándole vídeos. Es una forma sencilla, rápida y amena de informarse. Es ideal para comenzar porque te da las claves para interesarte y luego querer ampliar con más información. Además, poder ver a los psicólogos en un vídeo es mucho más personal y da confianza. 

Cuando unos padres nos llaman preocupados porque su hijo/a no quiere hacer terapia y no saben qué hacer, siempre les recomendamos: 

  • Nuestro canal de Youtube: https://www.youtube.com/IPITIAafop

(Desde nuestra bio puedes acceder al Linktree de Ipitia, con todos los enlaces que te recomendamos. Desde ahí puedes acceder a nuestro canal). Te recomendamos el vídeo “¿Se puede superar el TOC?”

  • Las historias destacadas de nuestra bio en Instagram. 

 

  1. Que nos siga en Instagram. Así podrá ir viendo información de diferentes temas en nuestros post, puede participar en las preguntas y cuestionarios de nuestras stories o escribirnos por el chat para preguntarnos lo que quiera. 

 

  1. Que conozca a nuestro equipo. En nuestra web encontrará un apartado con las fotos, currículum y una pequeña presentación personal de cada uno de los psicólogos de IPITIA. En nuestro centro buscamos romper las relaciones frías y asépticas entre paciente y psicólogo: queremos estar al lado de nuestros pacientes para recorrer este camino juntos. 

 

  1. Conocer la experiencia de otras personas en terapia a las que les ha ido bien. Esto disminuye la sensación de tabú y la sensación de ser los únicos que tienen que ir al psicólogo. 

 

  1. Hacer una primera sesión, sin compromiso de continuar. Así tu familiar con TOC podrá ver si este tratamiento es adecuado para él/ella.

 

  1. Venir acompañados. Comenzar otra vez un tratamiento implica abrirse de nuevo  y eso puede hacer sentir muy vulnerable a la persona con TOC. Muchos necesitan tener un apoyo. Por eso pueden venir acompañados de algún familiar e incluso entrar juntos a la sesión durante parte de la sesión si eso les ayuda (siempre que la persona con TOC, mayor de edad, sea la que decida). Este acompañamiento puede dar una perspectiva diferente y ayudar en el proceso terapéutico. 

 

4 Reticencias de tu familiar para no hacer terapia para su TOC                                                                                                                                                                                 

 

1) No tener esperanzas tras probar diferentes terapias. 

Es lo más habitual. Por eso, proponemos un método diferente: nos centramos en eliminar la ansiedad de base, romper los bloqueos y lograr un cambio de vida, enfocándonos en lograr objetivos vitales. 

 

No es exponerse a los miedos por el simple hecho de exponerse, sino vinculado a un objetivo y deseo personal. Y de este modo, no se incrementa más la presión mental que la persona con TOC ya tiene.  

 

2) Presión mental y temor a exponerse a los miedos. 

 

En algunas terapias, por ejemplo, la persona se expone directamente a su miedo. Esto aumenta la presión mental coma especialmente en algunos casos delicados como el TOC de miedo a hacer daño. 

 

Por eso, nosotros proponemos pasar por encima del miedo y enfocarnos en el objetivo. De esta manera, estás creando nuevas conexiones en el cerebro, nuevas maneras de afrontarlo y, poco a poco, será más fácil. 

 

También se trabajan partes de la personalidad, el significado del miedo, etcétera. La clave es no solamente hacer las cosas, sino llegar a ser libre para expresarse, ser uno mismo, lidiar con las situaciones, tener un proyecto vital o que la persona sea capaz de disfrutar del contacto social.

 

  1. Reticencias económicas o de tiempo. Hacer terapia tiene un coste (en tiempo y en dinero), pero es una inversión en tu salud. Es un paso necesario para poder vivir mejor.  En cuanto al tema del tiempo, por ejemplo, las personas con TOC ya invierten mucho de su tiempo en las obsesiones y compulsiones. 

 

Cuando se hacen 10 sesiones o más, se comienza a notar una mejoría importante y a ganar mucho tiempo que antes se perdía en los rituales. Poder vivir mejor y estar bien hace que la inversión económica también merezca la pena. 

 

  1. Creer que se tiene un tipo de TOC muy raro. Muchas personas piensan eso y este pensamiento les coarta a la hora de acudir a un psicólogo. Sin embargo, los psicólogos que estamos especializados en TOC hemos visto todo tipo de TOC cientos de veces. 

 

Incluso si es un poco diferente, sabemos cómo tratarlo. Lo que para ellos es raro, para nosotros es nuestro día a día y por eso sabemos cómo ayudarle. 

 

Actitudes negativas que dañan a las personas con TOC y su relación con sus familias.  

  • Pasividad: incapacidad de expresar tus deseos y opiniones. 
  • Sobreadaptación: amoldarse siempre a lo que los demás quieren o lo que piensas que quieren. 
  • Culpabilidad: todo lo que haces que se salga de unos límites muy estrictos te hace sentir muy mal. No puedes ser tú mismo ni vivir tu vida sin sentirte mal. 

Todo esto genera una gran ansiedad y perpetúa el trastorno obsesivo y las dinámicas familiares negativas.
¿Quieres pararlo? Acude a terapia, tu terapéuta te ayudará para trabajar no sólo tu TOC, sino también una relación más sana con tu entorno. 

 

7 Comportamientos tóxicos en la familia que te dañan si tienes TOC: 

 

  • Un entorno controlador o resistente: te hace vivir aparentando ser otra persona sólo para agradar a los demás.
    Para escapar de ello, prioriza tus deseos. Busca actividades que te apasionen, dí lo que piensas, sé tú mismo y céntrate en tus deseos y sueños. 

 

  • La manipulación: sea clara o sutil, te impide hacer o decir lo que realmente deseas.
    Pero tienes derecho a defenderte y dar tu opinión (siempre desde el respeto), a decir que “no” y a no tolerar que te traten mal. 

 

  • Ser esclavo de tus hijos: querer mucho a tus hijos no significa que todos sus caprichos sean más importantes que tus necesidades ni que debas tolerar rabietas para intentar coaccionarte. Tú también necesitas tiempo para ti. Además, establecer límites es sano para todos los miembros de la familia. 

 

  • Dependencia: se produce cuando una persona tiene mucha inseguridad y miedo a sentirse sola. Por eso, inconscientemente, acaba necesitando a alguien a su lado que no sea libre. Y así, coarta cualquier intento de la persona con TOC de mejorar su situación. Es importante que si te pasa, busques tu propio espacio para desarrollar autonomía. 

 

  • Pasivo-agresividad: estas personas boicotean todo intento de mejora del paciente con TOC de forma sutil, planeada y esquiva. Para zafarse de estos boicots, necesitarás reforzar tu propio espacio y necesidades y no ceder ante el sentimiento de culpa. 

 

  • La monotonía: las rutinas te impiden tener momentos para hacer lo que quieres o expresarte libremente. La vida se convierte en un cúmulo de obligaciones y esto genera una alta ansiedad. Por eso, busca un momento para ti en el que hacer actividades muy diferentes e imprevistas para romper esa rutina. 

 

  • La culpa. Puede aparecer al hacer algo que se salga de “lo correcto”. Pero esa concepción es demasiado rígida y acaba generando ansiedad y miedos irracionales.Ser tú mismo y permitirte ser feliz no es incompatible con cuidar de los tuyos y además produce relaciones más sanas. Si tú estás mejor, todos estarán mejor.

Previous

Next