• Español
  • Català
  • English
  • Italiano
  • Français

Terapia Grupal

 Terapia Grupal de TOC

La Terapia Grupal es una modalidad terapéutica que puede, en un número elevado de casos, representar una herramienta fundamental y a veces indispensable en el proceso de reducción de la ansiedad responsable de obsesiones y compulsiones.

En un contexto grupal se mueven elementos completamente distintos con respecto a un contexto dual, e incluso se activan aspectos neurobiológicos imposibles de trabajar de forma directa en una terapia individual.

En Ipitia trabajamos desde siempre con la idea de una Terapia Inmersiva, que abarque todos los aspectos del ser humano, con el objetivo de devolver a la persona a la vida. Y no hay vida si no hay contacto e intercambio con las demás personas. 

Cómo dijo Aristóteles, el ser humano es un “animal social”: si no ayudamos a las personas a desenvolverse con naturalidad en entornos sociales, algunos elementos de su psique se pueden quedar anclados en el miedo, no permitiendo a la persona conectar con muchos aspectos de su naturaleza primaria; y así acabar viviendo una vida pensada (obsesiones, compulsiones, dudas constantes).

Por estas razones, la Terapia Grupal, tanto Online cómo Presencial, representa un complemento perfecto a la Terapia Individual o, en algunos casos, una válida alternativa a ella.

 

Estructura de la terapia y

Cuándo empezar

– La terapia grupal se puede realizar tanto presencialmente en Barcelona cómo Online, desde cualquier parte del Mundo. 

– Tanto presencialmente en Barcelona como de modo Online, es posible efectuar el tratamiento en Español, Inglés, Italiano y Francés, interactuando con psicólogo y personas que hablan ese mismo idioma.

– Los grupos tienen un máximo de 10 participantes en la Terapia Presencial, y un máximo de 5 en la Terapia Online. 

– Los grupos son “Abiertos”. Esto quiere decir que los participantes pueden empezar la terapia y entrar en el grupo cuando lo deseen, y el grupo acogerá los nuevos participantes cuando se incorporen.

– La dinámica es interactiva: el psicólogo puede propone ejercicios, temas de conversación y modera los turnos de palabra, pero la interactuación entre participantes es el objetivo principal.

– Todos los participantes firman un contrato vinculante de confidencialidad en el que se empeñan a no violar la privacidad de las otras personas de ninguna manera.

– La terapia grupal se realiza con uno de los psicólogos Responsables de Área del Centro Ipitia de Barcelona.

– La terapia grupal se puede empezar en cualquier momento del tratamiento: directamente al principio, cuando ya se han realizado sesiones Individuales o incluso una vez ya finalizado el tratamiento individual, a modo de refuerzo para mantener los resultados obtenidos. 

– La recomendación de Ipitia es complementar la terapia Individual con la Terapia Grupal, ya que se trabajan aspectos diferentes de la psique, cómo se explica más adelante. 

La importancia de la Terapia Grupal

Como ya se ha mencionado anteriormente, el aspecto social del trastorno obsesivo tiene una importancia fundamental en su desarrollo, en su mantenimiento y, por lo tanto, en su posible curación. Concretamente, vamos a detallar algunos de los elementos que hacen que la Terapia Grupal pueda incidir de forma determinante en el progreso del paciente y en la progresiva reducción de los síntomas obsesivos.

–  Obsesiones diferentes, personalidades similares. Si bien somos muy conscientes de que cada caso es diferente y cada historia es única, gracias a nuestras investigaciones y nuestra experiencia clínica hemos podido aislar factores de personalidad y acontecimientos vitales que recurren con mucha frecuencia en personas que han desarrollado un trastorno obsesivo. Durante la terapia grupal los participantes se dan cuenta de que, a pesar de tener obsesiones completamente diferentes a las de otros pacientes, comparten rasgos de personalidad, miedos vitales, concepción del riesgo, historias familiares. De esta manera, el síntoma pierde importancia, mientras la adquieren esos elementos, que son los que hay que trabajar y desbloquear de verdad para empezar a superar un trastorno obsesivo. La metodología de Ipitia no se basa en trabajar el síntomas, sino sus causas, y en la terapia grupal se hace evidente el por qué. 

– La mirada de los demás. La gran mayoría de los pacientes con trastorno obsesivo sienten preocupación por el “qué dirán” o “qué pensaran” los demás. Tienden así a reprimir comportamientos, pensamientos o deseos en función de aquello que creen que los demás esperan de ellos. Es como si la mirada de los demás se instalara en su conciencia y tuviera el poder de condicionarlos desde dentro. Trabajar en grupo en un ambiente seguro bajo la supervisión de un psicólogo con experiencia proporciona la posibilidad de incidir directamente sobre ese mecanismo disfuncional. Adquirir mayor libertad con respecto a la “mirada de los demás” es uno de los objetivos de la Terapia Grupal.

– Normas sociales y Super Yo. En el momento de su nacimiento, el niño/a no tiene conciencia del mundo exterior, sólo responde a sus impulsos internos básicos. Con los años y el contacto primero con los padres y luego con el mundo externo, se va formando una idea de aquello que “está bien” y aquello que “está mal”, de aquello que hay que decir y aquello que no, en definitiva, de lo que son las normas sociales. Todo este conjunto de creencias y normas ha sido denominado por algunos psicólogos “Super Yo”. A causa de los acontecimientos vitales, el Super Yo de los pacientes con trastorno obsesivo tiende a ser muy estricto, castigador y limitante, de forma que la parte más instintiva/pulsional se va perdiendo en exceso con el tiempo. Trabajar en grupo permite flexibilizar ese sistema de creencias, redefiniendo el concepto de libertad y transgresión en un ambiente social, reduciendo así la ansiedad responsable de obsesiones y compulsiones.

– La Soledad del Toc. Muchas personas que padecen un trastorno obsesivo lo han vivido con una extrema soledad a lo largo de los años. A veces los miedos son “inconfesables”, crean vergüenza y hacen sentir débiles. Muchos de nuestros pacientes no se sienten comprendidos por nadie y acaban escondiendo a todos tanto la enfermedad cómo los estados de ánimo asociados. La Terapia Grupal permite aliviar ese sufrimiento, ya que es posible encontrarse con personas con historias parecidas que están luchando para superar el problema, entender que lo que les ocurre no es “raro” y sentir que hay soluciones. Encontrarse con una persona que está más atrasada en el camino terapéutico y proporcionarle apoyo durante la terapia permite alcanzar la conciencia de los progresos obtenidos, y encontrarse con una persona que está más adelantada permite ver que hay esperanza. Este encuentro es necesario y positivo en cualquier caso y es uno de los objetivos de la terapia grupal.

– Red de apoyo. Los pacientes que padecen un trastorno obsesivos muchas veces se sienten solos en general, no solo con respecto a la problemática obsesiva. Si bien no es obligatorio, la terapia grupal proporciona la posibilidad de generar una red de apoyo que en muchos momentos puede ser extremadamente útil a la hora de generar ideas, nuevos hábitos y apertura a nuevos ambientes sociales.

– Espejo social. Las personas que nos rodean en nuestras vidas diarias tienden a tener una idea estable de nosotros. Igual que es difícil cambiar, es difícil también que los demás vean y acepten nuestros cambios. Esta forma de “encasillar” a las personas es una tendencia natural de cualquier entorno, pero también una tendencia que dificulta el cambio y el sacar a la luz partes de la personalidad que es necesario liberar para superar el Toc. La terapia grupal proporciona la posibilidad de un nuevo “espejo social”, en el que construirse de una forma diferente, más libre, más conectada con la esencia, y despojada de los prejuicios del entorno al que el paciente está acostumbrado, para poderlo hacer, más adelante, en cualquier momento de su vida.

– Un puente entre la Terapia Individual y la vida real. Uno de los objetivos de cualquier Terapia Individual es que el paciente desarrolle la capacidad de transferir sus aprendizajes a su vida diaria, con la consecuente creación de un estilo de vida diferente. A veces el salto entre la terapia individual y “la vida real” es complicado y da miedo. Un grupo terapéutico representa simbólicamente una pequeña porción del mundo que hay allí fuera, que es el que el paciente quiere y tiene que aprender a vivir sin miedo si quiere reducir la ansiedad que subyace a las obsesiones. Por esta razón, la Terapia Grupal cómo la entendemos en Ipitia constituye un puente entre lo que el paciente trabaja individualmente con su psicólogo y su vida fuera de la Terapia, ya que se trabajan de forma simbólica todos los elementos de la vida real, representados por los demás participantes, y es por eso que sugerimos su complementación.

Otras modalidades terapéuticas

Terapia presencial

Terapia presencial

Desde el principio trabajamos para disminuir el nivel interno de ansiedad, de modo que las obsesiones y compulsiones disminuyan.

Terapia online

Terapia online

Modalidad a distancia, vía Skype, eficaz destinada a aquellas personas que no pueden asistir a una terapia individual presencial.

Terapia Intensiva Individual

Terapia Intensiva Individual

Un programa de 5 días totalmente personalizado, con terapias y ejercicios. Enfréntate al TOC de modo contundente.

CONTACTA CON NOSOTROS

(+34) 935 282 353

(+34) 637 669 160

o escrí­benos con tu número de teléfono y cuándo quieres hablar y te llamamos nosotros, sin coste para ti

© Copyright 2020 | IPITIA | Institut Psicològic Internacional | www.ipitia.com | Adaptación web 2XI media
Protección de Datos | Aviso Legal | Enlaces de interés | Uso de Cookies | Trabaja con nosotros